Follow by Email

martes, 30 de marzo de 2010

Microrrelato: RUTINA


RUTINA



El día que
cumplió 45 años, la señorita Ernestina decidió deshacerse de todos sus recuerdos. Por una vez en la vida tomó la férrea decisión de romper las correas que la tenían atada a su anodina y rutinaria vida. Antes de empezar, chasqueó la lengua y dudó por unos segundos que era lo primero de lo que se quería deshacer. Empezó por olvidar a sus padres. Aquellas personas que le cohibieron en su juventud, que no le dejaron vestirse a su manera, estudiar la carrera que quiso y salir aquel día que sus amigas celebraban una gran fiesta. A continuación tiro por la ventana el recuerdo de su marido. Aquel hombre soso y huraño con el que se casó porque no había otro y que no le hizo feliz. Y por ultimo borró de su mente a sus dos hijos. Dos personajes egoístas que solo pensaban en ella cuando necesitaban una canguro. Un gran peso que le ahogaba abandonó su cuerpo y comenzó a sonreír. Su sonrisa se fue haciendo más y más grande. La felicidad le saciaba. Sus dientes escondidos comenzaron a ver la luz tras muchos años de penumbra. A partir de ese momento comenzaría a tomar las riendas de su vida.
Es una pena que la señorita Ernestina sufriera de Alzheimer y todos sus esfuerzos por olvidar sus recuerdos cayeron en saco roto. Pasados 15 minutos volvió a sentirse infeliz y siguió con su rutina diaria de deshacerse de sus recuerdos.

3 comentarios:

  1. Opinión crítica: El perfil psicológico de Ernestina da error, no es el normal de una persona de 45 años; tiene algún problema añadido al de la frustración vital (será el alzheimer).
    Opinión positiva: saber dramatizar y generar un guión en poco más de 10 renglones.
    Opinión que ni pa'cá ni pa'yá (literaria): sobresaliente en expresión por los adjetivos aunque puede saturar calificar con dos (mejor la intensidad directa de uno solo).
    La navaja: si está casada y con dos hijos Ernestina se podrá sentir una señorita pero no lo es (explicación: otra vez el alzheimer)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, supongo que Eduardo el que comenta es un entendido en el tema. Yo sólo me he quedado con la incoherencia de la edad, que supongo que es un error. La historia y la manera de escribirla me ha flipado.
    Alberto, de ahora en adelante te nombro Director oficial.

    ResponderEliminar
  3. joder con los críticos...

    ResponderEliminar