Follow by Email

lunes, 11 de febrero de 2013

PLAN CASI PERFECTO


Nunca fue un hombre de palabras. “Las palabras se las lleva el viento”: decía Alfredo .” Lo importante son los hechos”. Repetía. Poco comunicativo. Huraño. Hombre de cromañón en un tiempo futuro. Tiempo futuro demasiado avanzado para él.  Su gama de gruñidos sustituía a los monosílabos más comunes. Para que usar un sí, un gracias, un por favor o un ahora va, si apretando las cuerdas vocales  y soltando un primitivo ruido por su garganta se podía comunicar con la gente.
Todo lo que tenia de rudo, lo compensaba de bonachón. Era como ese perro fiel que nunca te abandona,  calcadito a ese san Bernardo que camina  por la nieve y auxilia con su barril de ron a los que se han perdido. Ladraba un poco, si, pero daba lametones en la cara ante  cualquier muestra de cariño. Era regordete con sus rojas mejillas siempre en ebullición por las prisas. Siempre con la misma frase saliendo de sus labios: “Ayy, que de cosas tengo que hacer…”, pero siempre acababa anclado al taburete de un bar  leyendo el marca, el as y el mundo deportivo. El don de la oratoria es algo que su padre no le dejo en herencia. Un poco duro de cabeza, la compresión y el escuchar a la gente no era lo suyo.  Era más de acción directa. Actuar sin pensar. Pensar es de cobardes. Parecía vivir dentro de una burbuja y tenía otro don el de repetir una conversación cinco  minutos después de que su círculo de amigos lo hubiera tratado. El retardo del satélite es lo que tiene.
Últimamente su matrimonio no viajaba por esos días esplendorosos donde siempre sale el sol. Las mañanas eran tristes, las tardes largas y las noches más oscuras de lo normal.  Un tono lúgubre decoraba sus vidas y la fecha de caducidad del envase de su matrimonio parecía que estaba bastante cercana. Pasaban las horas sentados en aquel sofá de eskay marrón viendo la tele. Y el notaba que todo aquello se podría. Olían a moho,  a viejo,  a esa camisa que no se usa que está sola y olvidada al fondo del armario.
Como buen Tauro no aflojaba en el intento por poner solución a aquella situación.  La mejor amiga de su mujer les visitaba y era la mejor oportunidad para demostrar a su mujer que seguía siendo el hombre de su vida. De enmendar errores, de zurcir descosidos y escapara hacia delante.   “Este fin de semana no lo olvidara jamás mi mujer”: se dijo. Era el momento de  comenzar un punto y aparte en esta vida monocorde de puntos y seguidos.
Su mujer algo le dijo que Susana su amiga andaba un poco delicada de salud, pero él no le dio importancia.” Si es que hay que tomar más zumo de naranja, que estamos en tiempo de gripe” : le soltó sin escuchar Alfredo a su mujer.
Comienza el fin de semana y la invitada llega a casa. Se encuentran Alfredo, su mujer y Susana sentados en su sofá de eskay.  Alfredo que no estaba acostumbrado a hablar con mujeres, había ojeado una revista femenina que contaba las claves para ser el anfitrión ideal. Fue siguiendo punto por punto las directrices que marcaba aquella Woman de hace un par de años. Eso si para evitar olvidos de ultima hora0 todo ello apuntado y resumido en la palma de su mano.

Punto1.  Happening de bienvenida con canapés y frutas frescas. Alfredo apunto en su mano un escueto: Comida.


-"Bueno Susana,  para que te sientas como en un hotel, he preparado un pequeño refrigerio, ahora mismo lo traigo".
Su mujer le hace una mueca suave con la cara de negación, pero la burbuja andante no se da cuenta.
- "Mira Susana, queso de Idiazábal, jamón de Huelva y un poquito de foie de pato. No te creas que esto lo comemos todos los días"
Susana pone cara de no querer nada, pero Alfredo insiste:
-"¡Que si Susana!, un poquito de jamoncito, que te va a sentar bien..."
Su mujer le quiere matar. Mirada asesina de las que fulminan. Pero Alfredo sigue erre que erre.
-“Este queso esta de muerte, coge un poco”, suelta, cogiendo dos trozos al vuelo.
Susana cambia el rictus, encoge los hombres y busca con desesperación la mirada de socorro de la mujer de Alfredo.
Esta reacciona rápidamente,  intercepta la  bandeja y la  colocan lejos del sofá.
-” Que Susana no tiene hambre, Alfredo, no seas pesado”.
Alfredo pasa del mundo gastronómico, mira la palma de su mano y lee el siguiente punto a desarrollar en el plan de anfitrión de perfecto.


Punto 2. Habla de la vida en general. Relaciones Sentimentales. Temas casuales. Muéstrate cercano e intenta hacer bromas. Traducido al alfredismo, en su mano, ponía: Novios y Risas.

- "Bueno Susana, ¿cuéntanos como te va la vida? ¿Cómo van los novios?"
La mujer de Alfredo se pone roja ante tal injerencia, pero este sigue en su burbuja.
-"Bueno un poco mal, me acaba de dejar mi novio, no sé si te ha contado tu mujer, p…."
-"Pero no puede ser, con el buen tipo que tienes, le suelta Alfredo sin pensar. Si se tienen que rifar los novios. Esas carnes tienen que tener muchos pretendientes" –Le corta Alfredo sin dejar que Susana le cuente su problema
-"No..."-suelta Susana con un tono de voz fúnebre, sin fuerzas y prácticamente de expiración.
- "Que si mujer, que yo te veo muy bien, mira como estoy yo": le dice, apretándose el Michelin de la barriga y soltando una sonora carcajada.
Su mujer le da un puntapié en la espinilla al mismo tiempo que corre al rescate de su amiga que con los ojos vidriosos está a punto de llorar.
Algo no va bien. Alfredo tartamudea. Estooooo…. Ehhhhhhh…. Mira  asustado la palma de su mano y ve como el sudor ha borrado los siguientes temas.  Un chispazo le recuerda el siguiente punto.Salud.
El sabe que era algo más detallado. Algo de vida saludable. Comida sana. Hábitos saludables. Deporte. Pero todo eso había sido suprimido y resumido por los nervios. 



      Punto 3. Salud.

      -  "Bueno, Susana, esto… y que tal de salud, tu ya ves, yo un poco regordete, pero es lo que tiene comer tanto"

Susana no dice nada, el llanto cortado anterior, se convierte en un torrente. Alfredo mira a un lado y otro y no sabe que es lo que está pasando. Su mujer resopla y hace ademan con la mano de dar un guantazo a su marido.
Alarma.  Todas las sirenas sonando a todo volumen. Pasando de DEFCON 5 a DEFCON1. El corazón de Alfredo bombea a todo trapo. El plan perfecto no funciona. Mira una y otra vez la chuleta de la palma de su mano y no ve nada. Solo surcos de tinta corriendo. Escapando de aquel lugar. Solo queda huir. Escapada hacia adelante.

     Punto4.  Improvisación.

Alfredo mira a izquierda y derecha y solo ve la bandeja con los canapés. 

            - "Mira Susana un poco de jamón, seguro que te viene bien. Come que está muy bueno".

Su mujer se da la vuelta y le dice.

- “Alfredo eres gilipollas…Arggg!! Sal ahora mismo de esta casa”. Al mismo tiempo que le da un empujón que le hace caer sobre el sofá de eskai.


Alfredo se encuentra solo, triste y sin poder dormir.  Mira al techo de aquella vieja habitación de la “Pensión Pili” en la que se ha tenido que alojar forzosamente y se pregunta una y otra vez. “No lo entiendo. ¿Qué he hecho mal?” Enciende una vieja radio que hay sobre la mesilla y su silencio se ve atenuado por las voces de esos radioyentes perdidos en la noche que llaman a la radio a contar sus penas a una voz amiga. Se arma de valor, coge su móvil y marca el teléfono que repiten cansinamente cada 10 minutos.
“A ver tenemos una nueva llamada, ¿Cómo te llamas?”

-Me llamo Alfredo.
            -Buenas noches Alfredo, cuéntame
            -Pues que estoy muy triste y solo en una pensión, que mi mujer me ha echado de casa.
            -¿Y eso por qué, Alfredo?
- No se lo puedo decir porque a mi esposa le gusta mucho la radio y quizás me esté oyendo. Pero bueno da igual te cuento… todo empezó cuando nos visito una amiga de mi mujer. El caso es que todo fue muy mal, aquello se me fue de las manos y mi amiga y mi mujer me querían matar. No entiendo porque. Yo fui servicial, educado, un anfitrión perfecto.  Ahora que recuerdo que mi mujer me dijo que ella tenía algún problema. Que era anorexic…

Pasan 5 segundos de silencio sin que se oiga ninguna palabra por las ondas. Se oye el retumbar del choque de un  móvil contra el suelo…

-¿Alfredo estas ahí?, ¿Alfredo?

Se oye una voz lejana:

-“¡Ay, Alfredo, que las has vuelto a liar!”







No hay comentarios:

Publicar un comentario