Follow by Email

martes, 12 de enero de 2016

Montaña rusa


Quiero quedarme a vivir en ese instante. En el que la montaña rusa llega arriba Y no antes ni después.

Cuando las botellas se abren fácil, los corchos chocan contra el techo y los vasos vacíos no existen. Cuando la música retumba y solo tu y yo nos escuchamos. Cuando los bares nunca cierran y nunca paramos de tener sed.

Cuando solo hay vasos vacíos y espero a que vuelvas. Cuando el silencio retumba y tú y yo hablamos sin escucharnos. Cuando la compañía aparta y la distancia es necesaria. Cuando nos repartimos los bares y en cada esquina hay un recuerdo tuyo.

Cuando cocino para ti durante horas. Esperando compañía con una botella descorchada. Cocina lenta a baja temperatura, que produce calor, sofocos y repeticiones. Brindamos y volvemos a brindar. Volamos sobre las sabanas y nuestros cuerpos sudorosos se deslizan sobre los muebles.

Cuando cocina para mí en unos minutos. Deseando compañía con una botella vacia. Cocina rápida, sin ganas, microondas como mi mejor amigo y frialdad cuando vuelvo a rozar tu mano. Bebo y vuelvo a beber viendo tu vaso vacío. Volamos a la cama como fantasmas y rozamos  sin querer nuestros pies entre las frías sabanas.

Cuando las caricias son costumbre Cuando todos los problemas tienen solución y la solución a todos los problemas las tenemo tú y yo. Cuando vivir rápido es nuestra forma de vida y correr hacia adelante como un pollo sin cabeza es nuestra determinación. Acelerar sin pensar.

Cuando la costumbre es no tener caricias. Cuando solo ves problemas y las causas de todos los problemas las tenemos tu o yo. Cuando retroceder como un cangrejo tal vez no es  la solución y esconder la cabeza sobre la tierra es tu única determinación. Pensar en frenar.

Cuando la vida es fácil, muy fácil, demasiado fácil. Cuando todo fluye y todo va bien. Cuando la tostada nunca cae por el lado de la mantequilla. Cuando no dudas el camino que hay que seguir. Cuando los semáforos siempre están en verde. Cuando el gato siempre tiene una vida mas.
Cuando siempre crees que te equivocas, cuando la decisión acertada siempre la rozas con los dedos, cuando solo dices porque elegí ese camino. Cuando te paras delante de un semáforo en rojo y nunca cambia de color. Cuando el gato pierde la última vida.

Cuando una sonrisa va seguida de una risa y después una carcajada. Cuando la luz del cine nos alumbra después de ver historias que ilusionan. Cuando vuelo por salir de trabajar, solo por verte llegar. Cuando las conversaciones son largas, infinitas sin fin y solo queda esperar el amanecer a tu lado.

Cuando unos ojos brillantes, le siguen una mirada al suelo y después solo hay lagrimas. Cuando 
corremos en la oscuridad del cine para que la letras no nos atrapen. Cuando busco una excusa en algo que trabajar por no notar que no llegas. Cuando las palabras son no, no se y bajo el puto silencio solo queda esperar la soledad de la luna.

Quiero quedarme a vivir en ese instante. En el que la montaña rusa llega arriba Y no antes ni después.

*La Frase de inicio y final del relato no es mia. Es de una cancion de la MODA. La Maravillosa Orquesta del alcohol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario